6 de febrero de 2018

¿Es volver a ser humanos nuestra revolución pendiente?

Gente muriendo en guerras y escapando de ellas. Situaciones que deberían preocupar, pero no lo hacen. Inmunes a la desgracia, lo que leemos a diario ya no es noticia y ha dejado de interpelarnos como humanos. Somos impermeables al dolor ajeno mientras no nos falte de nada o, mejor, nos sobre de todo. Pero hay algo que genera siempre vida: la HUMANIDAD. Aquella que despertará en nosotros la conciencia en la inconsciencia y que nos ayudará a conseguir lo “imposible”. Porque me gustaría pensar, como aquel hidalgo cervantino, que “cambiar el mundo no es locura ni utopía, sino justicia.”
79133956H

¿Las llamas del fuego encienden nuestra alma?

Las llamas del fuego encienden nuestra alma.

Los seres humanos estamos hechos de carne y hueso, o al menos es lo que se ve de nosotros. Pero en realidad, todos tenemos en nuestro interior lo que realmente nos caracteriza y la realidad de cómo nos comportamos. Es como un secreto muy bien guardado que nos cuesta mucho mostrar. La religión hace que nos sintamos diferentes y encontremos sentimientos junto a Dios, que nunca podríamos haber experimentado de otra manera, porque la Fe nos ayuda a desvelar nuestro gran secreto: el alma.
73120348J  

¿Libertad entre rejas?

Más de 6000 personas intentaron cruzar la valla de melilla en 2017 para intentar alejarse de su hogar. Hace 79 años una parte de la población fue masacrada. Censurándoles así su posibilidad de vivir. Cuántas veces nos hemos sentido encerrados en una sociedad “modernizada” en la cual la libertad está por encima de cualquier valor. Y es que ésta no llega sin una previa revolución, en la cual revindiquemos nuestro derecho a vivir. Como hicieron las víctimas de la II Guerra Mundial y seguramente como harán todas esas personas que “huyen” de su propia tierra en busca de una vida digna. En recuerdo a las víctimas de la II Guerra Mundial.
73108997R-1

¿Y tú, qué harías?

Yo, sí que lo haría. Le daría la vuelta a este papel, le daría la vuelta a un mundo lleno de desigualdades en el que aún quedan demasiadas cosas por cambiar.

“Revolución” proviene del latín “revolutio -onis”, que significa giro, cambio, vuelta...

Utopía un lugar donde reinan la armonía, la paz y la felicidad...

¿Inalcanzable? Todos los seres humanos debemos luchar para conseguir un mundo más igual y más justo, con las mismas oportunidades, derechos y deberes en ambos sexos.

Este es mi mundo ideal y ejemplar.
73451149M

En qué mundo deseas vivir

¿Podría haber ideas nuevas en un mundo en el que todo es igual, y en el que todos estemos adoctrinados a pensar de una sola manera? Sabemos que la respuesta es no. Cuando pensamos en nuestra utopía, no pensamos en hacer una revolución contra el sistema, para que luego vivamos encadenados a “la gran idea común”. Pensamos en utopías abiertas, en las que hay mejores derechos, más libertades y en las que realmente llegamos a alcanzar todos los tipos de paz existentes. En este momento somos simples marionetas con el sueño de un mundo mejor. ¿Tú dónde quieres vivir?
73519114M-2

¿Compensa perseguirla?

Una utopía dañina.

¿Compensa perseguir algo que no podemos alcanzar? Suena estúpido ¿verdad? Pues decir “voy a perseguir algo lo cual es imposible atrapar” es lo mismo que intentar llegar a una utopía ya que una utopía, por definición, es inalcanzable. Quién la sigue piensa equivocadamente que por medio de una revolución podemos llegar a la utopía, lo que no es más que una contradicción. Esta foto prueba que cada vez que vamos hacia la utopía, la revolución inicia una cadena de desgracias sin alcanzar jamás su fin. La basura, que representa los efectos de la revolución, está detrás del cartel de “utopía”. Así se ve la inmundicia que ésta deja. En cambio, por delante del cartel se observa todo limpio, todo perfecto, y es en lo que nos fijamos, en ese paisaje perfecto. Pero no nos damos cuenta que cada vez que avanzamos para alcanzarla, ella se aleja, y esto nos perjudica, pues como ya he dicho antes, va dejando rastros de caos, que desembocan en horrores.
73113849T

¿Es la utopía la sombra de una sociedad insatisfecha?

El ser humano, un ser consciente, un ser inteligente, un ser ambicioso, un ser insaciable.

Vivimos en una sociedad que, como es obvio, no nos atrae a todos por igual, pues la diversidad de puntos de vista y opiniones es insaciable, pues cada uno tiene en su mente una utopía, que cada día intenta recrear en el mundo real.

En conclusión, la sociedad no deja de ser un conjunto de deseos, dominados por unas leyes que os mantienen al margen, pero ahí queda la sombra, la sombra de una sociedad insatisfecha y oprimida por no poder cumplir un deseo insaciable.
21070170P